BELLEZA LÁCTEA

Conoce tu piel

Lecturas: 125


Las características de nuestra piel se determinan genéticamente, es decir, que la piel que posees al igual que los rasgos de tu rostro y cuerpo se los debes a tus padres, pero ¿qué sucede cuando no entiendes qué usar al desconocer tu tipo de piel?
De manera general, la piel saludable se clasifica en cuatro grupos generales: normal, seca, grasa y mixta. Y aunque como te mencionaba anteriormente, el tipo de piel se determina genéticamente, es una realidad que también muchos factores tanto internos como externos pueden hacer que varíe considerablemente de la que fue determinada genéticamente. Así que si en algún punto de tu adolescencia te dijeron que eras un tipo de piel y después redescubres que ya no funciona igual, es perfectamente normal.

Tipos de piel:
- Normal. Este es uno de esos términos que se emplean sólo para clasificar al promedio saludable ideal, no significa que si sales de esta categoría no sean normales tus características. Se le llama así a la piel con un equilibrio tanto de humectación como hidratación a nivel eudérmico, es decir no es ni demasiado seca ni demasiado grasa.

- Seca. Este tipo de piel tiende a verse y sentirse opaca y ligeramente áspera, ésto se debe a que este tipo de piel carece de una producción saludable de lípidos, en consecuencia, no es capaz de retener la humedad de manera natural, y protegerse de las inclemencias externas.

- Grasa. A diferencia de la anterior, la producción de lípidos es superior a la saludable; a esta hiperproducción se le conoce como seborrea y se manifiesta por poseer mucho brillo y poros dilatados, si no se posee una limpieza adecuada también posee con frecuencia puntos negros, así como presentar algunos brotes.

- Mixta. Se conforma de una mezcla de dos o más niveles de los anteriormente mencionados, y regularmente se manifiesta en una diferencia de la zona "T" y las mejillas.

Tip: Mantener una alimentación balanceada así como aplicar productos de higiene y cosméticos que respeten tu tipo natural de piel, mantendrán saludable y en equilibrio la piel de todo tu cuerpo.