REINO ANIMAL

El Zoológico, un Arca de Noé moderna

Lecturas: 65


Es un hecho: Estamos ante una de las peores crisis de extinción masiva producida por el ser humano. Nuestro mundo pierde especies de plantas y animales a un ritmo inimaginable, cercano a lo ocurrido durante el período de extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años: Veintiún por ciento de los mamíferos que conocemos están en peligro de extinción, 30 por ciento de los anfibios, 12 por ciento de las aves, 28 por ciento de los reptiles, 37 por ciento de los peces de agua dulce, 35 por ciento de los invertebrados... México tiene una tasa de destrucción de los ecosistemas naturales IMPRESIONANTE... Y también, de tráfico de especies silvestres, a pesar de las leyes que prohíben esta práctica terrible.

Sin embargo, la amenaza mundial hacia la Biodiversidad nos afecta a TODOS. Cuando una especie se extingue, se pierde PARA SIEMPRE.

En el último año, sin ir más lejos, se ha disminuido al borde de la extinción la población mundial de rinocerontes, jirafas y elefantes.

La próxima generación de humanos, muy probablemente no tendrá la oportunidad de conocer a estos increíbles animales más que por imágenes impresas o digitales. Pero la intervención humana, que acercó a las especies al borde de la extinción, también puede salvarlas de desaparecer para siempre.

El proteger su hábitat, controlar la cacería e iniciar programas de reproducción de los animales bajo cuidado humano, es determinante para el rescate de muchas especies.

Tenemos ejemplos muy significativos con algunas de nuestras especies mexicanas, como el Lobo Gris Mexicano, el Cóndor de California, el Conejo de los Volcanes o el Axolote, que gracias al esfuerzo de los zoológicos, han sido rescatadas de las garras de la extinción.

Por esta razón, los zoológicos, que son aulas vivas para la educación y concientización ambiental, pueden ser el último refugio para muchas especies, que en su hábitat natural no tienen posibilidad de sobrevivir.

Cada día, los zoológicos del mundo contribuyen a la conservación de especies amenazadas, tanto en vida libre como en poblaciones bajo cuidado humano. Al acercar a las personas a la riqueza de la vida animal, los zoológicos ayudan a sensibilizar y a inspirar a las comunidades a actuar para salvar a sus especies.

Aquí te doy 5 tips para reconocer a un buen zoológico: - Los zoológicos buenos ayudan a combatir la extinción de la fauna silvestre.

- Los zoológicos buenos educan a sus visitantes.

- Los zoológicos buenos atraen a gente buena, que actúa en pro de la conservación.

- Los zoológicos buenos se esmeran cada día por promover el bienestar de los animales.

- Los zoológicos buenos participan en programas de conservación de especies en vida libre.

Ha llegado el momento de apoyar a los buenos zoológicos del mundo. Con tantos animales en peligro de extinción, el papel de los zoológicos es fundamental para conservarlas a largo plazo. Por eso, hoy más que nunca, apoyar a los buenos zoológicos es importante.