GREAT SIOUX NATION

Fredric Wertham

Lecturas: 114


Nació en Múnich, a finales del siglo XIX, se formó como psiquiatra y logró desarrollar una prominente carrera, sólo que no en la dirección más atinada. A principios de los años veintes viajó a los EU, donde entre otras cosas participó como testigo-experto en casos de asesinato y otros crímenes graves, ayudando a determinar el nivel de cordura de los inculpados. 
 
Más tarde, su trabajo con jóvenes problemáticos lo llevó a preocuparse por el tema de la delincuencia juvenil y a intentar descubrir sus causas, al menos en el plano psicológico. Después de una larga pero también sesgada investigación, determinó que los cómics eran responsables de muchos problemas de conducta porque pervertían la mente de sus lectores. 
 
De hecho escribió todo un libro para defender esta idea: Seduction of the Innocent, donde argumentaba, por mencionar un ejemplo, que los personajes de Batman y Robin podían incitar al homosexualismo. Pero su ataque más devastador fue el que lanzó contra los cómics producidos por EC, una de las editoriales más importantes y propositivas en aquel momento, de cuyas prensas habían brotado joyas como The Vault of Horror o Tales from the Crypt, que solían mostrar en sus páginas muertos vivientes, cuerpos desmembrados y toda suerte de atrocidades.
 
Como resultado de los esfuerzos del doctor Wertham, en los EU fue abierta una comisión investigadora que condujo a la desaparición de muchos títulos 'degenerados' y a la creación de un sistema de autocensura (la CCA) dirigido por las mismas editoriales de comics; un sistema que iría tornándose más flexible con el paso de los años, hasta caer en la total obsolescencia, al igual que las páginas de Seduction of the Innocent, un libro que ahora puede ser colocado en algún hipotético museo de los errores. 
 
Por otra parte, una de las felices consecuencias de esta campaña anti-comic, fue el surgimiento de MAD, una revista de humor que escapaba, aunque por un mínimo margen, del espectro de la censura, y cuya influencia y vitalidad perviven hasta nuestros días.