GREAT SIOUX NATION

Peter Bagge

Lecturas: 124


"Familia católica. Cinco niños. Mi papá estaba en el ejército. Mi madre era la peor ama de casa del mundo. Recuerdo muchas peleas a causa del dinero. Éramos la familia rara del vecindario, y yo sólo esperaba el momento de largarme", así describe Bagge su propia infancia.
 
Desde muy temprano leyó la revista MAD. y de hecho logró conocer a Harvey Kurtzman, quien junto con Art Spiegelman le daría varios consejos valiosos. El tema 'superhéroes' nunca le interesó
demasiado, aunque más tarde haría versiones humorísticas de algunos de ellos para grandes compañías como DC, Marvel y Drak Horse.
 
La obra de Crumb, Shelton, Deitch y otros la conoció en plena década de los setentas, es decir, cuando ya la sensación del cómic underground había pasado, cosa que por un momento lo hizo sentirse perdido, pues no tenía con quién indentificarse directamente. Luego iba a descubrir a otros grandes de su generación (Clowes, los hermanos Hernández), con quienes incluso haría colaboraciones.
 
Llegó a convertirse en editor de Weirdo, una revista dirigida por Crumb que antologaba lo mejor del cómic independiente, aunque después abandonó esta empresa para dedicarse a proyectos propios como Neat Stuff y Hate. Este par de series, la segunda en particular, fueron las que lo consagrarían a nivel mundial.
 
En Hate, utilizando información autobiográfica, Bagge nos contaba la vida de Buddy Bradley, un chavo que estaba dejando de ser adolescente y que tiene que lidiar con empleos miserables y con amigos que le caen mal.
 
No siempre era fácil: 'Algunas historias me daba pena contarlas por miedo a que se burlaran de mí. Se lo comenté a Crumb y él me dijo que uno tenía que ser valiente y lanzarse al agua, sin dudarlo: aquellas anécdotas que te incomodan son precisamente las que debes dar a conocer'.