POLÍTICA DE HOY

Minuto de silencio

Lecturas: 984


Peña Nieto se reunió en CDMX con gobernadores para anunciar que protegerá periodistas.
 
Un gran evento en el salón López Mateos de Los Pinos, con el presidente como indignado (¿) orador.
 
El circo vino a raíz de la ejecución del fundador del semanario Ríodoce en Culiacán, Javier Valdez.
 
Del 2000 a la fecha, han sido asesinados en México 107 comunicadores (34 con Peña, 6 este año).
 
¿Alguien, en su sano juicio, puede creer que a los poderosos les interesa la seguridad de los colegas? ¿Por qué cuidarían a quienes -muchas veces- los critican y exhiben como rateros e ineptos?
Ni los aduladores les interesan. Cuando se fijan en ellos, piensan con desprecio: “…les pago”.
 
¿Tuvo sentido el cónclave en una nación como la nuestra? ¿Somos primer mundo?
En más de 40 años de ejercicio, un servidor no ha conocido 5 políticos que en verdad aprecien la labor de informar.  
 
Y aunque el crimen de Valdez se sitúa en el contexto de sus escritos a propósito del narco, está documentado que el mayor porcentaje de autores intelectuales de los atentados contra periodistas ¡son del gobierno!
 
El propio Javier, en el evento en que recibió un premio internacional, mencionó principalmente (como peligro inminente) a los carteles de la droga y ¡a los capos burócratas!
 
¿”Minuto de silencio” por los caídos de la libertad de expresión?
¡Por Dios!
 
Queda a los periodistas actuar con conciencia de que su integridad es lo que menos preocupa a los gobernantes, y tener en cuenta -para individualmente decidir riesgos- lo que Gutiérrez Barrios advirtió a Leopoldo Mendívil: “Cada quien tiene que saber dónde nació…”
 
Más claro, ¡ni el agua!
 
Y DE MAÑANA…
EN LA exitosa negociación con SUTSET, Núñez volvió a rechazar la posibilidad de despidos masivos en el gobierno. Hoy encabeza en el Esperanza Iris la ceremonia por el 41 aniversario del Colegio de Bachilleres, al que Jaime Mier y Terán Suárez -con docentes comprometidos- tiene como ejemplo nacional…***FISCALÍA OBTUVO condena de 50 años de cárcel para un secuestrador de Cárdenas. Una de cal por las miles que van de arena (según Jorge Priego, “es un mito” que se deje libre a los delincuentes)…