DIRECTOR DE VINCULACIÓN SSP

De periodismo…

Lecturas: 372


"N o escribas como periodista lo que no puedes sostener como hombre"… Francisco Zarco 1829-1869.


-Mi más profundo respeto a quienes ejercen tan noble profesión- La violencia acrecentada en los últimos meses en contra de líderes de opinión y comunicadores enluta al país entero y es por desgracia triste reflejo de la descomposición social que vivimos.

Reflexionemos: la ola de violencia que asola a los mexicanos en prácticamente todo el territorio nacional con la irreparable pérdida de vidas humanas indigna y preocupa sobre manera, siendo el caso de periodistas fallecidos, un tema de seguridad nacional.

Y es que la misión periodística va más allá de la de solo informar; los comunicadores, reporteros gráficos y de noticias, -aún con el avance tecnológico de punta-, basan su labor, en un trabajo valiente, veraz, directo, en el lugar de los hechos, arriesgando su vida, en ocasiones en donde la autoridad es omisa, corrupta e incompetente. Al mismo tiempo parece ser que los paradigmas actuales tienden hacia un estado de cosas en que la manipulación a la información sea caldo de cultivo para ocultar intereses ajenos a la comunicación seria; en donde el burdo amarillismo de medias verdades y medias mentiras haga la nota del día, en detrimento de la capacidad de los lectores para discernir y razonar por sí mismos y en plena libertad.

Difícil es contar la realidad ocultando la verdad. Las redes sociales existen ¡por lo menos desde el comienzo de la era cristiana!, la gran diferencia es que en nuestros días podemos manejar la información desde un medio electrónico. El profesional ético, comprometido, verifica y confirma la veracidad de su dicho antes de publicarlo. Jamás permitamos que se rompa el binomio entre quien escribe y su lector, fórmula simple: certeza, objetividad y libre expresión. Sin periodistas no hay periodismo, sin periodismo no hay democracia; sin ellos habría oscuridad.

Sacrificar a Javier Valdez no fue tan sólo para callarlo, sino para intentar callar a quienes lo escuchamos…