DIPUTADO LOCAL

El autodestructible Trump

Lecturas: 192


La elección de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos constituye un tema de estudio de la Ciencia Política.


Se trató, en su momento, de un candidato sin experiencia política, montado en una exitosa estrategia de marketing y arropado en su inmensa fortuna. Independientemente de la inaudita intromisión de Rusia en las elecciones estadunidenses, un hecho impensable hasta para la ciencia ficción inspirada en la llamada Guerra Fría.

Trump llegó a ser Presidente a pesar de su propio partido y pese a un amplio rechazo popular.

Sin embargo, en su inexperiencia política, Trump no ha entendido la necesidad de revisar las diferencias substanciales entre su estrategia de campaña y sus obligaciones como Presidente.

En las primeras semanas de su mandato, el Presidente estadounidense tuvo reveses que debió interpretar como señales de alerta para su estrategia política. Su enfrentamiento con miembros del Poder Judicial y su imposibilidad de revocar el Obamacare son ejemplo de ello. Hoy Trump enfrenta un problema de mayor envergadura. El despido del titular del FBI y la transmisión de información clasificada a sus enemigos, los rusos, han generado un escándalo político, le ha generado la toma de distancia de legisladores de su partido y pone en riesgo la colaboración antiterrorista con sus aliados de siempre. Derivado de lo anterior, hay quienes hablan de la posible destitución de Trump. No creo que eso vaya hacer inmediato. Sin embargo, creo que Trump se ha autodirigido un misil a su línea de flotación y el agua ha empezado a inundar su nave. Lo demás, al tiempo.