CURUL 36

La reelección que viene

Lecturas: 1254


Por primera vez en la historia política del país y de Tabasco, los presidentes municipales y diputados locales podrán buscar la reelección; quienes así lo deseen se someterán al juicio ciudadano de sus gobernados, quienes ya los habrán conocido en tres años, sin embargo hay lagunas jurídicas que podrían afectar la equidad, como es la falta de una reglamentación para que se separen del cargo si es que quieren volver a competir. El PRI y PVEM ya han lanzado alertas sobre lo que podría ocurrir ante la poca claridad de la ley electoral.


El Partido Verde a través de su representante electoral, Martín Dario Cazares acusó que los Presidentes Municipales bajo la protección de la reelección son los más grandes candidatos en plenos actos anticipados de campaña y anunció que propondrán la creación de una fiscalía especial para el control de estos funcionarios ante el vacío legal existe; el cual por cierto, fue generado por la misma legislatura local, quienes como siempre que llega una ley de alcances generales, solo aplican el Copy – Page y no analizan el entorno político local o por lo menos piensan que el ciudadano es tonto, y no levantaría la voz.

No hay que perder de vista también que ya está cerca la fecha en que, si su partido político no los postula, los Presidentes Municipales tendrán que renunciar para poder cumplir con la ley y continuar su búsqueda por otro partido ajeno al que los postuló; todo este rollo podría generar inequidad en toda la contienda, es por esa razón que incluso, el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Tabasco ya prepara lineamientos para frenarlos y obligar a quienes pretendan la reelección a separarse del puesto. Habrá que esperar hasta donde llegarán las facultades de los consejeros para poder detener lo que el PVEM llama ya, campaña abierta.

La reelección está a la vuelta de la esquina, hay diputados locales que incluso ya andan caminando por segunda ocasión su distrito, entregando regalos de cinco pesos queriendo engañar a la gente, teniendo como único fin querer seguir cobrando sus 150 mil pesos al mes.