Sanidad Espiritual

Miércoles de Dinero

Lecturas: 93


Con una Fase Lunar del 70% de Visibilidad, se aproxima la Luna Cuarto Menguante, en esta fase la luna nos favorece por completo en todas las Sanidades espirituales que busquemos trabajar.

En este ciclo donde se reúne el sol y la luna, es el comienzo de una etapa que se presenta propicia para realizar nuevos proyectos. Lograremos en estos días realizar una buena desintoxicación de nuestro organismo, ya que es un buen momento para realizar un ayuno que ayudará. Es una buena oportunidad para abandonar malos hábitos que nos perjudican y emprender algo nuevo, como dejar de fumar y comenzar a realizar una rutina de actividades que mejorarán nuestra calidad de vida. Nos encontramos durante esta época más serenos psicológicamente, lo que nos ayudará a superar cualquier inconveniente o cualquier carencia, así como también eliminar algún exceso.

En esta fase podemos ejercer un mayor autocontrol de nuestras conductas. Es aconsejable proponerse deseos orientados a mejorar nuestro organismo, y a elevar nuestros sentimientos.

No todas las fases de la Luna sirven para realizar cualquier tipo de hechizo. Si quieres realizar un ritual para obtener trabajo o dinero y que realmente funcione, debes efectuarlo durante la Luna Nueva y Cuarto Menguante. Los hechizos que puedes realizar deben apuntar al crecimiento personal, curar enfermedades y sobre todo atraer la abundancia, dinero o conseguir trabajo.

A continuación te compartiré un conjuro para esta fase lunar. Realízalo durante los 3 días de la fase lunar, ya sea en Nueva o Cuarto Menguante, y repítelo al menos tres meses para potenciar su efectividad.

Ritual: Con Luna Nueva y Cuarto Menguante.

Una vela verde, un plato de cerámica o metal, una bolsa de papel marrón, un lápiz.

Corta un trozo de papel de la bolsa marrón, y escribe allí qué es lo que necesitas (trabajo, dinero). Dobla el papel por la mitad y colócalo sobre el plato. Enciende la vela verde y colócala sobre el papel. Concéntrate en tu pedido e imagina que lo obtienes. Deja que la vela se consuma en su totalidad, consumiendo también el papel.

Recoge los restos de cera, papel, y entiérralos.

No debes decirle a nadie que has realizado el ritual, y en dónde has enterrado los restos.