Ya llegó la Bigorra

¡Azúcar!

Lecturas: 372


Mis compañeros de programa son unas estrellas en la cocina. Son unos chefs de primera que me tienen apantallada con su talento y gracia para, totalmente en vivo, preparar platillos que enaltecen la comida mexicana.
 
Ingrid me mató de ternura cuando me dijo que No  hay mejor donación que un gran corazón. Quise compartirles esta historia y la página en cuestión por si también quieren sumarse.
 
Estoy toda emocionada y agradecida con Dios y la vida por tener una vez la oportunidad de estar cerca de ustedes a través de la televisión. Este lunes me integré al equipo de Cocineros Mexicanos. Ahora los espero de lunes a viernes de 12 a 2 pm en Azteca 13. Así que a ponerle el azúcar a la vida y consentir a los que más amamos con ricos platillos.
 
 
SON UNAS ESTRELLAS EN LA COCINA
Mis compañeros de programa son unas estrellas en la cocina. Son unos chefs de primera que me tienen apantallada con su talento y gracia para, totalmente en vivo, preparar platillos que enaltecen la comida mexicana.
 
Ya saben que en la televisión todo es muy rápido, así que cuando oigo a la productora Johana Helman indicarles que les quedan 2 o 3 minutos para emplatar, yo empiezo a sudar como si no lo fueran a lograr. Falta de experiencia de mi parte. Toño, Ingrid y Joserra son unos maestros.
 
El equipo está integrado también por el Dr. Pipe, el nutriólogo que nos da muy buenos consejos para cuidar la alimentación. Las señoras en casa están fascinadas, pues además de preparado es muy guapo y educado. Gaby es la vecinita que comenzó en el programa pidiendo azúcar y ahora les ha aprendido tanto a los expertos que ya hasta prepara platillos en vivo. Me encanta.
 
HAY QUE APLAUDIRLE DE PIE SU BUEN ÁNIMO
Toño se encarga de  los platos fuertes y Joserra, del postre. La combinación perfecta. Ingrid, es la jefecita, como le llamamos en el programa, que nos presenta desde consejos para las mamás que no somos tan aventadas en la cocina, hasta las recetas más cotidianas, pero con un toque especial. Los tres hacen magia en la cocina y nos invitan a ponernos el mandil. La verdad es que además son divertidos y tienen muy buen trato y química.
 
Me sorprendió saber que Ingrid está pasando por un difícil momento. Si usted prende la tele me dará la razón que hay que aplaudirle de pie su buen ánimo y actitud positiva. El 7 de abril de este año, su esposo Arturo fue atropellado. Desde ese día permanece en un estado neurológico que los médicos han diagnosticado como conciencia mínima de sueño.
Mientras Ingrid está compartiéndonos los mejores secretos de cocina al aire, le pide a Dios que su esposo se recupere del accidente. 
 
CONFÍA EN LAS GANAS DE VIVIR DE ARTUR
Le frustra que no han dado con el culpable, a pesar de tener las imágenes en video. El accidente le ocasionó a su esposo  un traumatismo craneoencefálico severo, fracturas craneales, escapular y de costillas. La oportuna y adecuada intervención de los paramédicos le permitió llegar con vida al hospital para ser intervenido de una craneotomía fronto-parieto-temporal, drenaje de hematoma cerebral.
 
Ella confía en las ganas de vivir de Artur. Pasa cada noche en el hospital acompañándolo en este profundo sueño, después de estar al aire en el programa y pasar las tardes con sus dos hijitos, Mateo Coppel de 2 años y Sofía Coppel de 4 años.
Hace apenas un par de días que me integré a formar parte de esta familia. Pero su fuerza e interesa me hace admirarla el doble. Como mujer, madre y profesionista me inspira muchísimo. Me uno en oración para pedir la pronta recuperación de Artur y también les quiero compartir lo que la familia está haciendo para ayudar a Ingrid y a Artur en la parte económica. Tiene seguro de gastos médicos pero todos sabemos que estos seguros tienen un límite.
 
SE HA DESBORDADO EN CARIÑO
Se realizó una plataforma de donación que se llama www.juntosporartur.com donde la gente que ingresa lo hace con la finalidad de conocer la historia de Arturo e increíblemente han logrado una cantidad significativa. El público se ha desbordado en cariño y ha permanecido cerca de esta familia a través de las donaciones. Ingrid me mató de ternura cuando me dijo que No hay mejor donación que un gran corazón. Quise compartirles esta historia y la página en cuestión por si también quieren sumarse.
 
Dios mediante, Arturo despertará de este sueño y se levantará del terrible accidente que sufrió. Mientras, Ingrid sigue alegrándole los corazones a tantos hogares que cada mediodía se reúnen en familia para aprender las artes culinarias.
¡A gozar, que el mundo se va a acabar! Vamos agradeciendo el tener esta vida maravillosa para vivirla a nuestras anchas. Ahí les encargo una oración para el marido y padre de los hijitos de Ingrid, que insisto que despertará de este mal sueño. Mañana nos vemos a las 12 del día en Azteca 13 para ponerle todo el sabor y sazón a la vida. Nos leemos el próximo viernes en El manual de la buena esposa.