MI MASCOTA FELIZ

Otitis en mascotas

Lecturas: 57


La otitis es una de las enfermedades más comunes en perros, la cual consiste en la inflamación del canal auditivo, y puede ocurrir por diferentes causas como alergias, parásitos, cuerpos extraños en el oído, etc.

Aunque puede ser no infecciosa, casi siempre va acompañada con infecciones de oído, ya sea porque la otitis inicial causa infecciones posteriores o porque las infecciones derivan en otitis.

 

Síntomas:

» Irritación o inflamación de la oreja o el canal auditivo.

» El perro frota su cabeza o su cara frecuentemente.

» Constante rascado de orejas (puede ser muy intenso).

» Sacudidas frecuentes de cabeza o mantener la cabeza ladeada.

» Descargas del canal auditivo.

» Tapones de cera o exceso de cera en el canal auditivo.

» Úlceras o cicatrices en las orejas.

» Pérdida de pelo en las orejas o alrededor de las mismas.

» Engrosamiento del pabellón auditivo.

» Pérdida de equilibrio.

» Caminar en círculos.

» Disminución o pérdida de la audición.

» Mal olor en las orejas.

» Dolor en las orejas o alrededor de las mismas.

Causas: » El canal auditivo del perro es húmedo y cálido, proporcionando un ambiente propicio para el crecimiento de hongos y bacterias.

» Parásitos. Los parásitos externos como ácaros y pulgas causan irritación y daño a los tejidos, además de promover la secreción de cera.

» Objetos extraños. Pequeños objetos que entran en el canal auditivo del perro causan irritación que conduce a la inflamación e infección.

» Alergias. Las alergias cambian el ambiente del canal auditivo y favorecen el desarrollo de infecciones secundarias causadas por hongos o bacterias.

» Desbalances hormonales. Al igual que las alergias, los desbalances hormonales pueden hacer que el ambiente dentro del canal auditivo sea favorable para el crecimiento de hongos y bacterias.

Tratamiento:

» Consiste en la limpieza del oído y la administración de corticoides para bajar la inflamación.

Prevención:

» Revisa los oídos de tu perro semanalmente para ver si hay una descarga, mal olor, hinchazón u otros signos de infección.

» Si tu perro nada con frecuencia, tiene orejas colgantes o tiene historial de otitis, es bueno que limpies regularmente sus oídos.

» La limpieza se hace solamente por la parte externa.