GREAT SIOUX NATION

Jim Osborne

Lecturas: 78


Los pocos años que se mantuvo activo dentro del mundo del comic underground (más o menos desde 1968 hasta mediados de los setentas) le bastaron para que todavía hoy se le recuerde como uno de los artistas más propositivos de aquel movimiento.
 
Sus historietas aparecieron en publicaciones como Yellow Dog, Bijou, Arcade y Felch Cumics. Entre sus colaboraciones más destacadas encontramos la que realizó con Rory Hayes (otro loco rematado) en The Bogeyman. También alternó páginas con Spain Rodríguez, Crumb, Williams y Clay Wilson. Actualmente sus trabajos yacen desperdigados en antologías inaccesibles (que ni siquiera están dedicadas a él exclusivamente) y en internet, en blogs de verdaderos fanáticos.
 
Jim era un dibujante versátil y su obra por momentos parece estar hecha por varios autores. Su gusto por el horror y los temas oscuros le valieron el sobrenombre de Príncipe Negro del Underground. Podía ser grotesco y sofisticado a la vez. Elegante y vulgar. Por mencionar algunos ejemplos: en 'El suicidio de Lupe Vélez', una actriz de éxito, que vive entre lujos de toda clase, muere al atorársele la cabeza en la taza del baño; en 'Kid Kill' un monstruo brota de la barriga de un dibujante de comics llamado Jim Osborne y lo obliga a matar bebés y a comer cadáveres; en 'The Old Codger', un sociópata colecciona cabezas humanas en frascos que llena con su propia orina. Finalmente, en 'Paul and Marlon' retrata a dos populares actores de Hollywood (Newman y Brando) teniendo sexo.
 
Quién sabe qué otras historias retorcidas hubieran salido de su mesa de trabajo, si hubiera continuado dibujando, el hecho es que decidió retirarse prematuramente del cómic. Las razones que lo empujaron a ello son desconocidas.
 
Murió a los 58 años, en 2001, en una casa de huéspedes. Dicen que a lado de su cama encontraron tres botellas de vodka vacías, un ejemplar de 'The Spirit', de Will Eisner, y una lista de pendientes que incluía: 'lavar los platos' y 'leer las instrucciones de la cafetera'.