VECTOR X

PRI, Núñez, y el ginismo emergente

Lecturas: 1145


Cuando el Gobernador Arturo Núñez tuvo la deferencia de darle respiración artificial al PRI tabasqueño, al declarar que no se le dé por muerto en las elecciones del 2018, la diputada Gina Trujillo ya había enviado un mensaje de buena voluntad al Mandatario: Gustavo de la Torre sería el próximo dirigente estatal del tricolor.

No es posible asegurar que la designación del rico ganadero pasó por el escritorio del Ejecutivo para su visto bueno, pero es evidente que de la Torre no desagrada al régimen perredista por sus nexos con cercanos a Núñez, en especial con Agustín Silva, dirigente de Nueva Izquierda y promotor de José Antonio de la Vega como precandidato al Gobierno.

Gustavo y Agustín trabajaron juntos en la delegación del INFONAVIT en Chiapas, cuando Rafael Caso Vidal era delegado en Tabasco. Antes, habían trenzado amistad por negocios de ganadería en la zona de Estancia Vieja, donde el priísta le habría comprado a Silva, según versión de lugareños, un extenso terreno que luego vendió al veracruzano Ponciano Vázquez, hoy finado.

Así las cosas, la imposición del nuevo dirigente lograda sin sobresaltos confirma que la diputada Trujillo ha adquirido fuerza propia, a tal grado de garantizarle al CEN del PRI, al Presidente Enrique Peña y al gobernador Núñez, que el control del partido no lo ejercerán ninguno de los ex gobernadores. Madrazo, Andrade y Gurría no llevarán mano.

Es decir, Gina tomó distancia del madracismo para asumir las riendas del partido a través de Gustavo, y se enfila a constituir de facto una corriente política emergente: el ginismo.

Su fortaleza en el PRI la recibe de Peña, pero esa cercanía se convierte en debilidad ante los ojos ciudadanos, por el rechazo popular ganado a pulso por el Presidente.

Pero esa es otra vaina.

La Morralla

Mientras el alcalde de Jalpa de Méndez, Francisco Javier Cabrera, se entretiene como niño organizando su feria de globos, los deudos del fallecido por una grúa municipal siguen exigiendo justicia. Ni los ve ni los oye *** Bañistas de la playa Pelícanos, Centla, juran ver con frecuencia en plan de turista a Adalberto Vázquez, prófugo de la justicia. ¡Y la Interpol no lo localiza! *** Le espero aquí el próximo domingo.