DIRECTOR DE VINCULACIÓN SSP

De simulaciones…

Lecturas: 439


"Descubrí que mi obsesión de que cada cosa estuviera en su puesto, cada asunto en su tiempo, cada palabra en su estilo, no era el premio merecido de una mente en orden, sino al contrario, todo un sistema de simulación inventado por mí para ocultar el desorden de mi naturaleza"… Gabriel García Márquez, 1927-2014.

Hay cosas en la vida que no se pueden ocultar, el amor, el dinero; otras que no se presumen ni se pregonan, la lealtad, la honestidad.Sin embargo, el recurso de la simulación en las relaciones humanas ha tomado un alarmante auge en tiempos recientes.

Es la simulación un artificio contextual en el cual se pretende imitar o fingir la realización de una acción determinada, y que en muchas ocasiones no se lleva a cabo, obteniendo un fin no siempre justo, y sin arriesgar nada.El abuso de la simulación ha deteriorado las estructuras familiares sociales y políticas desde sus cimientos. Grave es el disimulo que invade a la procuración de justicia en México, la simulación convertida en disfraz de legalidad completa el triángulo corrupción-impunidad que aspira a dar "respetabilidad" a la manipulación, el abuso, la expoliación o extorsión, propiciando con la "estrategia" desconcierto, anarquía y violento retraso.

El tema que nos ocupa es para el avance democrático de importancia superlativa; imaginemos –ya lo palpamos- que el Estado simulara principios fundamentales auténticos en los que las mayorías fueran avasalladas por las grandes ambiciones de unos cuantos, quienes en el ejercicio del poder, con dobleces y engaños abusasen de quienes depositaron su confianza.

Sin duda eso ya sucede en nuestro país.
Rompamos la cadena de la simulación ajena al progreso y a la transparencia; cada quien en su parcela hagamos lo propio para merecer el lugar en que vivimos.

"El secreto de la vida es la honestidad y el juego limpio, si puedes simular eso, lo has conseguido"… Groucho Marx, 1890-1977…