EMPRESARIO CHOCOLATERO

Economía sustentable

Lecturas: 206


Los discursos de reactivación económica en el Estado apuntan hacia una economía sustentable no dependiente del petróleo, sin embargo, no perdemos la fe en que la derrochadora economía de hidrocarburos vuelva a tomar una nueva etapa de auge como al que ya estábamos acostumbrados.

Los trabajos en el sector petrolero se han estado generando con mucha cautela, ya que los presupuestos han disminuido, y las empresas que trabajan para el sector lo hacen de forma austera, buscando ser lo más eficiente posible.

Vemos en zonas costeras como Paraíso, Tabasco, donde el sector hotelero y restaurantero creció más que en otros municipios por esta actividad, que actualmente no han podido soportar la caída de la demanda, teniendo que cerrar los negocios.

Aunque por mucho que se promocione la industria sin chimeneas y los muchos festivales de diversos productos, no dejan de ser llamaradas de petate que no ha logrado evitar los despidos masivos en empresas petroleras, y efectos colaterales en empresas de servicios locales.

Es en esta etapa económica que hemos visto personal con un alto grado de estudios que han sido retirados de sus empleos tratando de colocarse en cualquier tipo de empresa, ocupando espacios de obreros generales, choferes y hasta de intendencia.

Si bien no se ha logrado reactivar la dependiente bonanza petrolera sí estamos teniendo un gran aprendizaje de cómo lograr una economía sustentable, reduciendo gastos y generando nuevos empleos en la necesaria creación de microempresas familiares que si lograron nacer en crisis tienen un futuro alentador para cuando se logre el tan anhelado regreso de PEMEX .

Si bien Tabasco podría estar sentado en un mar de hidrocarburos, también cuenta con el 30 % del agua dulce de México, y con unas tierras sumamente fértiles, la ley del menor esfuerzo nos llevó a buscar empleos bien remunerados sin límites de corrupción, contaminándonos a tal grado que nos tomará mucho tiempo todavía en desintoxicarnos y ver que podemos tener una vida en una economía autosustentable.