Vientos Esotéricos

La educación Montessori

Lecturas: 113


En algunas casas, los niños son los jefes, y hacen de sus padres lo que quieren. Recuerdo casos extremos, que ni siquiera nos sirven de ejemplo, pero que sí reflejan lo que se descompone en los hogares, que es la disciplina táctica, sana y bien encaminada.

Todo hogar debe tener un orden jerárquico, porque cuando los padres se vuelve amigos de sus hijos, se va perdiendo no sólo la autoridad, sino todo sentido direccional en unos hijos que, en cualquier momento, gritarán y minimizarán a sus padres, sumándose a los millones de ninis por elección propia que la sociedad está cargando sobre sus hombros.

La clave es la educación… comienza desde un principio.

Montessori. De acuerdo a este método educativo, los niños deben participar en el hogar desde que empiezan a caminar. Recoger sus juguetes, respetar, cooperar, les hará grandes personas.

La vida de los niños, no sólo es todo lo que pasa en la vida de los adultos. Los chicos suelen ser espectadores; no están incluidos, y desde pequeñitos es tiempo de involucrarlos en sus propios quehaceres, actividades, cotidianidad de la vida y la que, después de todo, es la de ellos.

Haces la cena y le dices a tu hija o hijo: "mira la televisión, que cuando esté la cena te aviso". María Montessori decía que los niños son íntegros desde que nacen, y si todo está a su alcance y a su escala ellos pueden participar: cortar un plátano con una cuchara, pelar un huevo, una mandarina, lavar platos, coser, peinarse, cepillar su ropa, acomodar cajoneras, regar el jardín… y más. Tómalo en cuenta, tus hijos te lo agradecerán.

Escríbeme