DOBLE FILO

El transporte metro


Nosotros, ciudadanía tabasqueña, no tenemos la mínima gana de aceptar que la cagamos. Nos gusta la comodidad. Obviamente, en la calle, esa hueva nos hace crear serios problemas viales. Con el funcionamiento del mercado transitorio, ya hubo que sacar por los pelos a los vendedores ambulantes pero en el intervalo, los transportistas (las combis), se posesionaron de los patios y calles alrededor del mercado provisional. El usuario que lleva su cochecito, de nuevo se la estará “interpelando” porque los “combieros” ya se estacionan donde les da su “uta” gana. Aquí se delatan dos problemas existenciales del tabasqueño: la “hueva” que no lo deja caminar ni hacer “pierna”. Por eso abundan en Tabasco los y las gordas; las “gandingas prominentes” y a cada rato tenemos cristianos muertos por falta de ejercicio. Pero hay un problema que ya debería estar resolviéndose: Si ya estás derrumbando el viejo jacalón del “Pino Suárez”, aprovecha para planificar las nuevas calles para que todos lleguemos y salgamos del área del mercado con orden y disciplina. ¿No es tiempo – apreciado lector (a)- que la autoridad municipal planifique, antes que de nuevo los comerciantes vuelvan a hacer su desmadre, la nueva vialidad? O, ¿vamos a tener mercado nuevo con las mismas broncas de antes? ¿Vamos a seguirnos mentando la madre porque –de nuevo- los comerciantes, van a comprar hasta media calle de Constitución y no dejan que fluya la circulación?... NOTABENE: Hay dos problemas municipales que si alguien no resuelve con inteligencia van a crecer. Cuando el gobierno de Granier pensó –y lo hizo muy bien- hacer la zona conurbada de Pomoca, se previno todo: una bella arquitectura, una bastante eficiente vialidad y –sobre todo- una nueva oportunidad para muchos que podían agenciarse una casa con mucha facilidad. Pero no se pensó que iban a ser los 105 mil cristianos que tiene hoy Pomoca. Estos necesitan transporte eficiente que la empresa del transmetropolitano no puede ofrecer. Si usted ve por las mañanas las largas filas en las dos terminales que hay, entendería que hay irritación social próxima a explotar. Ese el problema de hacer obras para quedar bien y terminas por quedar muy mal…