SENADOR

Don Polo Valenzuela

Lecturas: 499


Los datos históricos del periodo de Polo Valenzuela al frente del gobierno, nos dicen que fue durante su gobierno que el Ejército en la batalla de Aldama del 21 de abril de 1911 dio muerte al general Ignacio Gutiérrez, a quien se reconoce como el iniciador en Tabasco de lo que sería la rebelión social, conocida como la Revolución Mexicana. Este fenómeno, fue eminentemente norteño, en sus inicios. En nuestro estado la inquietud política era menor, pero era constante: La figura de Francisco I. Madero y el maderismo tenía para entonces sus adeptos y como movimiento político entusiasmó a las élites de todo el país. En Tabasco encabezaron la rebelión por un nuevo orden social Domingo C. Magaña, Carlos Greene, Pedro C. Colorado, quienes se alzaron en armas contra el viejo orden político que encarnaba don Polo. Uno de los denunciantes del modo de obrar de don Polo en el gobierno fue Manuel Mestre Ghigliazza, quien lo censuró en un periódico creado para este fin, “La voz del obrero”. Una de las críticas centrales contra la personalidad política de Valenzuela era el tema de la riqueza y la unión, representada sin simulación por él, entre el poder económico y el político. Un ejemplo: se consigna que siendo ya gobernador seguía tratando de posesionarse de terrenos de fundo legal, es decir, propiedad del estado, a través de su apoderado el licenciado Justo Cecilio Santa Anna, con el fin de expandir su riqueza personal, que, para ese tiempo ya formaba parte de la imaginación de la colectividad, en un Tabasco muy marginado y pobre, que vivía en la misma selva social y en el mismo atraso de siglos atrás. Policarpo Valenzuela murió en San Juan Bautista, capital de Tabasco, el 4 de enero de 1914. Su persona y figura se volvieron material de leyenda popular por el tema de la riqueza, lo que a su vez, originó historias que todavía es posible escuchar en reuniones de gente mayor.