VIVIR BIEN

¿En qué punto se considera acoso sexual laboral?

¿Sabes identificar cuándo una situación se puede convertir en un denuncia?



¿En qué punto se considera acoso sexual laboral?

(Internet)

.

12/01/2018 17:46 / México

Estos días se ha estado sumando el número de denuncias por acoso sexual laboral, desde los casos más sonados en Hollywood, hasta en el medio local, pero, ¿sabes identificar cuándo una situación se puede convertir en un denuncia?

Según la abogada Fernanda Vela, el acoso sexual está tipificado en el artículo 166 del Código Integral Penal, como el acto en que una persona solicite algún acto de naturaleza sexual para sí mismo o un tercero, amparado en una situación privilegiada sobre el que le solicita, amenazándole con causar algún perjuicio.


Simplificando, este delito ya se considera penado si hay algún planteamiento de índole sexual.

Vela insiste en que la persona debe distinguir el acoso laboral, del sexual. En el caso del primero es todo comportamiento atentatorio a la dignidad de la persona, ejercido de forma reiterada y potencialmente lesivo cometido en el lugar de trabajo o en cualquier momento en contra de una de las partes de la relación laboral o entre trabajadores.

Es decir acoso vertical u horizontal, cualquiera sea la jerarquía, que tenga como resultado para la persona afectada su menoscabo, maltrato, humillación, o bien que amenace o perjudique su situación laboral. El acoso puede producirse entre trabajadores o del empleador al trabajador o viceversa.

no existe al momento una legislación específica donde se incluya un procedimiento para demostrar que una persona sufre de acoso laboral, por lo que la víctima debe reunir todas las pruebas posibles, en especial, documentales como correos, escritos, cartas, etc,. Los testigos son importantes pero generalmente son miembros de la misma empresa, por lo que evitan inconvenientes con su empleador o compañeros.

La abogada destaca que las fotos o grabaciones pueden ser introducidas como prueba, pero deben cumplir las normas legales pertinentes y las pruebas como los videos que fueron captados por cámaras de vigilancia que se encuentran en las calles pueden ser herramientas importantes siempre que se soliciten bajo un proceso legal. Es decir, el abogado pide la prueba a la Fiscalía y este ente a las autoridades competentes.

Con lo anterior coincide el legista Alberto Prado, quien acota que la víctima puede hacer uso de estas pruebas y someterse a un peritaje psicológico para hacer una evaluación minuciosa del caso.

Y ¿qué pasa con las bromas de tipo sexuales o 'patanadas' en la oficina?

"Esto depende de cómo lo reciba cada persona tomando en cuenta su criterio propio. Hay que fijarse en las expresiones, las intenciones que hay detrás de cada broma o palabra. Es un aspecto subjetivo. Lo que para mí fue un chiste, para otra persona puede ser una ofensa", señala.


Con información de: Nueva Mujer