NOTICIAS

Deja atrás violencia intrafamiliar de 10 años

Alma relata el infierno que vivió por mas de diez años a lado de su ex esposo.



Deja atrás violencia intrafamiliar de 10 años

(Archivo)

Foto representativa

24/12/2017 08:09 / Centro, Tabasco

Sentada en aquel sillón tejido de mimbre, que por más de diez años fue testigo del momento de dolor, lágrimas, sufrimiento y maltrato. Allí estaba Alma, con los ojos puestos sobre sus manos entrelazada por sus dedos, recordando aquel hombre que alguna vez había prometido cuidarla y protegerla, y que con el tiempo se convirtió en su verdugo.

Una década fue una vida que dejó marcada lo más profundo de su ser, al vivir una pesadilla que ningún ser humano debe atravesar, diariamente fueron agresiones físicas y verbales, además del impedimento de ver a su familia y amigos.

Fueron algunas de las palabras de Alma,-"quizá el primer año no hubo tanto problema, pero después todo fue subiendo de tono. Empezó con prohibiciones a salir, yo no podía pero ni hablar con mis amigos, él decía que sólo me llenaban la cabeza y que eran mala influencia, según él sólo me protegía".

"Luego, no sólo eran mis amigos, sino también mi familia; siempre argumentaba que la familia sólo era la que teníamos los dos, fue ahí donde empecé a reclamar, a discutir, luego nos insultábamos, hasta que un día me dio dos puñetazos, y recuerdo muy bien que dijo que lo perdonara, que no volvería a hacerlo pero… no era cierto, los golpes volvieron, cometí el peor error, el no irme desde el primer día de las agresiones", relata.

Alma narró que en alguna ocasión, en el 2015, interpuso una denuncia ante la agencia del Ministerio Público, "yo dije claramente que ya no quería ni verlo, pero ahí nos llevaron a una conciliación", donde terminó perdonando a Rafael, quien luego de unos meses regresó a seguir hostigándola.

Han pasado 11 meses desde su separación, pero atrás quedaron diez años de tormento, aún sigue siendo acosada por su ex, pero ahora se siente libre, al no ser humillada por una mala línea en el planchado o por cualquier otra razón que Rafael buscaba sólo para gritarle 'inútil o torpe'.