NOTICIAS

Alertan por dos mil perros callejeros en Nacajuca

Enfermedades como sarna, rabia, infecciones y rickettsia son algunos de los riesgos sanitarios.



Alertan por dos mil perros callejeros en Nacajuca

(José Vázquez)

Una manada invade la entrada del Palacio municipal.

05/12/2017 07:23 / Nacajuca, Tabasco

Más de 2 mil perros callejeros deambulan en Nacajuca, lo que podría representar un riesgo sanitario, por la transmisión de enfermedades como sarna, rabia, infecciones y rickettsia.

Y es que pese a que es del conocimiento de la Jurisdicción Sanitaria número 13, que dirige Jenny Campos, el problema persiste, al no implementarse operativos.

Rigoberto García Hernández, Médico Veterinario, indicó que estima que en Nacajuca los caninos no tienen la culpa de estar abandonados. El problema es de las personas que los dejan a su suerte, lo que ha provocado que los animales, al no tener dueño que los cuide optan por deambular en las calles.

El especialista dijo que las heces fecales contaminan alimentos, bebidas y el aire que se respira, lo que podría dañar la salud de las personas.

La cifra representa un serio problema de salud pública, pues los perros callejeros son transmisores de infecciones virales, gastrointestinales, dermatológicas y respiratorias, por lo que urge la intervención de alguna autoridad.

Dejó en claro que las heces pueden tener parásitos que podrían enfermar a los seres humanos. Problemas gástricos, intestinales e infecciones que llevan a la pérdida parcial de la vista son parte de la lista. Muchas de los parásitos presentes en las heces de los perros actúan luego de que las heces permanecen bastante tiempo en el ambiente bajo la acción del sol y de la lluvia.

Al no haber una perrera municipal, las manadas proliferan por toda la cabecera municipal de Nacajuca. "Si las heces no se recogen pronto, los huevos o quistes presentes en ellas pueden transformarse en formas infectantes, y representar peligro para las personas o niños que llegan a jugar al parque".

"La lluvia disipa las heces y la gente no las ve, pero los parásitos continúan ahí", concluyó el veterinario.