VIVIR BIEN

Aplica mindfulness para tratar el TDAH

Las técnicas de esta terapia son eficaces para aliviar los síntomas de este trastorno infantil.



Aplica mindfulness para tratar el TDAH

(Especial)

Estudios recientes están demostrando que el mindfulness en realidad es muy eficaz para aliviar los síntomas de este trastorno.

14/11/2017 05:07 / Centro, Tabasco

El entrenamiento mindfulness para padres mejora las relaciones con sus hijos con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Lo más interesante es que todos pueden practicar esta técnica en casa.

Técnicas:

1. Escucha la campana
Una manera sencilla para que tu hijo practique la atención plena consiste en pedirle que se concentre en prestar atención a los sonidos del entorno. Necesitarás una campana o un simple cuenco de metal. También puedes utilizar una aplicación para móvil que imite estos sonidos. Pídele a tu hijo que cierre los ojos y se concentre en el silencio. Ubícate a unos diez pasos, detrás de él, y haz sonar la campana durante aproximadamente 30 segundos.

2. Practica la respiración con un peluche
A los niños con TDAH les resulta difícil concentrarse en su respiración, pero si hacen el ejercicio con un "compañero" se animarán. Pídele que tome su peluche preferido y, acostado boca arriba, lo coloque encima de su barriga. Luego dile que tome lenta y profundamente el aire por la nariz y lo suelte suavemente por la boca. Mientras lo hace, debe centrarse en el movimiento del peluche, que seguirá su respiración.

3. Una caminata mindfulness
Lo ideal es elegir un camino que conozca bien, porque la actividad consiste en detectar pequeños detalles que no había visto en otras ocasiones, aunque también debe notar los sonidos o aromas.

4. Afinar los sentidos
Véndale los ojos y ve colocándole diferentes alimentos aromáticos, primero muy cerca de su nariz y luego los vas alejando. El niño debe alzar la mano cuando ya no los pueda oler.

5. Manos magnéticas
Colócate frente a tu hijo y pídele que respire profundamente, mientras lo hace, debe estirar sus brazos hacia adelante, con las palmas al frente. Debe imaginar que tiene un imán en las manos, cuya fuerza las está juntando. Luego, pídele que cierre las manos lentamente, hasta que casi se toquen, y a continuación debe volver a abrirlas, como si le costara un gran esfuerzo ya que el imán está haciendo una fuerza opuesta. Puede repetir el ejercicio unas siete veces.

6. Parte meteorológico
Explícale a tu hijo que jugarán a imitar a una rana, un animal que puede dar grandes saltos y moverse con rapidez, pero que también es capaz de mantenerse tranquilo y atento a su entorno. En este caso, lo que harás es pedirle que se centre en su estado emocional. Cuéntale que las emociones son como el estado del tiempo. Con esta técnica lograrás que tu hijo aprenda poco a poco a identificar sus estados emocionales y, sobre todo, que no se aferre a ellos. Explícale que de la misma manera en que no puedes cambiar el clima, tampoco se pueden cambiar las emociones o sentimientos, pero sí se pueden expresar diferente.