NOTICIAS

Fractura en subsuelo podría haber afectado a cascada de Agua Azul

Las autoridades realizarán un estudio sobre el río para conocer la razón por la que el agua se desvío a la izquierda.



Fractura en subsuelo podría haber afectado a cascada de Agua Azul

(Twitter @AlertaChiapas)

Las hipótesis que se tiene es que puede haber una fractura en la roca caliza como consecuencia del terremoto del pasado 7 de septiembre de 8.2 grados.

13/11/2017 18:57 / Palenque, Chiapas

La corriente de las Cascadas de Agua Azul, no fue desviada por una acción del hombre, el flujo sigue, pero solo que ahora con mayor intensidad en el lado izquierdo del cauce, dieron a conocer la Secretaría de Protección Civil, la Comisión Nacional del Agua (CNA) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

Las cascadas de Agua Azul se localizan en el municipio de Tumbalá, próximas a la carretera a Ocosingo y Palenque. El sitio es uno de los atractivos turísticos naturales más visitados en Chiapas, y ha sido además punto de disputas entre grupos indígenas de la zona por el control y el cobro de las cuotas de ingreso, los negocios restauranteros y ventas de artesanías.

En conferencia de prensa, funcionarios de esas dependencias anunciaron que se realizará un estudio sobre el río que forma las cascadas de Agua Azul, para conocer la razón por la que el flujo se desvío hacia el lado izquierdo. 

Por ahora, las hipótesis que se tiene es que puede haber una fractura en la roca caliza como consecuencia del terremoto del pasado 7 de septiembre de 8.2 grados y esto podría provocar una filtración del agua al subsuelo.



Para conocer los daños que ocurrieron en el subsuelo o si hay un cambio en la placa tectónica, entonces se iniciarán los estudios en donde participará un equipo multidisciplinario de la CNA, Conanp y Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dio a conocer Luis Manuel García Moreno, secretario de Protección Civil.

El área en estudio son dos mil 580 hectáreas, que se ubican entre los municipios de Tumbalá, Salto de Agua y Chilón.

Explicaron que dentro de los factores que pudieron provocar que el agua haya tomado el cauce izquierdo del río, puede deberse también a la deforestación en el área, por parte de habitantes que se ubican en la zona.

García Moreno informó que este fenómeno que ocurrió en Agua Azul, no pone en peligro a la población civil, que tiene infraestructura para atender el turismo en la zona.

Explicó que el 2017 fue un año con mayor lluvia que en el 2015 y 2016, se investigará qué hay en el punto donde se desvía el agua al margen izquierdo, pero podría tratarse de una grieta.

El funcionario dijo que el turismo no tienen ningún problema para visitar la zona. 

Adrián Méndez Barrera, delegado estatal de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), explicó que el fenómeno actual en la zona es multifactorial.

El agua que llega al centro ecoturístico una vez que accede al área de cascadas se bifurca, y si existe un volumen reducido, esa bifurcación se va hacia los niveles de las cascadas que están más bajos por condiciones naturales, es decir, hay distintas terrazas, indicó.

La zona turística posee las terrazas más altas y la zona del margen izquierdo, va a dicha zona, es la más baja, por tanto el cauce se dirige hacia ese lugar.

De modo que si se tiene una menor de captación de agua por deforestación, la disponibilidad de las comunidades y acceso a ellas y, “después y una bifurcación, se ven reducidos los niveles de agua en las Cascadas de Agua Azul”, aseveró el funcionario federal

Con información de El Universal