NOTICIAS

Son 'zona de guerra' calles en la Villa Ocuiltzapotlán

En la Miguel Orrico de los Llanos, el concreto asfáltico fue levantado en su totalidad.



Son 'zona de guerra' calles en la Villa Ocuiltzapotlán

(Antonio Priego)

No se puede transitar en la avenida principal de la Villa.

21/10/2017 12:25 / Centro, Tabasco

Al menos unos 25 mil habitantes de Ocuiltzapotlán se han visto afectados por la destrucción de dos kilómetros de la calle Miguel Orrico de los Llanos de esa comunidad, considerada como la avenida principal de la Villa, debido a que el concreto asfáltico fue levantado en su totalidad.

"El principal problema que tenemos es que ni siquiera nos avisaron de los trabajos de repavimentación, nosotros nos enteramos cuando ya estaba l a maquinaría aquí para romper las calles, existen otras avenidas a las que se les puede dar prioridad y no a ésta donde existen 300 comerciantes ambulantes que diariamente tratan de sobrevivir para salir adelante", expuso la señora María García, vendedora de la zona.

En un recorrido realizado por Grupo Cantón se pudo constatar que ante la ruptura de la calle, la gente camina entre los escombros; la mayor molestia de 180 comerciantes establecidos que se ubican en la calle Miguel Orrico de los Llanos, es el hecho que sus ingresos se han visto mermados hasta en 80 por ciento.

Los comerciantes ven un negro panorama, "aquí no tembló, tampoco hay guerra, pero vivimos entre escombros y lo peor es que esto mata al comercio", dijo Rubén Sosa.

Los comerciantes señalaron que la empresa constructora responsable de hacer los trabajos, es quien ha incumplido y es la principal responsable de la crisis en la que se ha sumido la Villa y es que --advirtieron-- que debido a la situación tendrán que bajar sus cortinas.

"En años anteriores nos avisaron con tiempo, este año como ya estamos a las prisas y a más tardar la semana pasada iniciar con los trabajos tendremos que cerrar, a como está la situación no nos podemos permitir perder la inversión, no está en nuestras manos esa situación", expuso don Natividad Hernández, comerciante fijo.

De su lado, los vendedores ambulantes, entre ellos pescadores de zonas como El Espino y Tamulté de las Sabanas, dejarán de comercializar hasta 30 toneladas de productos, principalmente el topen, una de las especies tradicionales y de mayor consumo en esta época.

Los comerciantes establecidos y ambulantes coincidieron en señalar que de por sí esta Villa ha sido castigada con la falta de agua, el vandalismo, la ruptura de las calles y el cierre obligado del comercio, agudizará la situación de crisis que allí se vive.