VIVIR BIEN

¿Tienes espíritu libre?

No es que seas despreocupado por lo que sucede a tu alrededor, sino vive a plenitud y busca la felicidad.



¿Tienes espíritu libre?

(Especial)

Para tener un espíritu libre tampoco hace falta vivir varios años recluido en un centro de yoga indio.

12/10/2017 05:06 / Centro, Tabasco

Una persona de espíritu libre es alguien que se anima a experimentar la vida al máximo, aprendiendo de cada situación que se presenta.

En definitiva, una persona de espíritu libre es alguien que se compromete con su felicidad, y que busca siempre vivir cada experiencia a pleno tomando lo mejor de las situaciones que se presentan.

Características:
»» Optimistas. Las personas de espíritu libre tienden a mirar siempre el lado positivo de los eventos que se dan en la vida. Su perspectiva se posiciona observando la luz que habita en la oscuridad, en vez de buscar lo negativo a su alrededor (o en sí misma). 



»» Confían en sí mismas. También poseen una gran confianza en sí misma, que no debe confundirse con egolatría. Se trata de saberse seres valiosos dignos de toda la abundancia del Universo. Esto le habilita la posibilidad de además pensar en el resto de las personas con amor y compasión.

»» Decididas. Como están seguras de sí mismas y de sus potencialidades, no dudan en perseguir sus sueños. Saben que pueden conseguir todo lo que se propongan, y que si no lo consiguen, es porque no tenían que aparecer en su camino.

»» Independientes. Tampoco dejan que sus decisiones estén demasiado influenciadas por factores externos. A su vez, son capaces de escuchar con atención, y escuchar los consejos que consideran relevantes para mejorar sus vidas.

Viven con valentía

»» Las personas de espíritu libre son seres humanos, y como tales, en ocasiones sienten dudas y temores. Sin embargo, no se quedan estancados allí sino que se habilitan las posibilidades para superar los miedos y salir siempre adelante.

»» Saben levantarse. Aún cuando la caída ha sido dolorosa, estas personas saben que deben levantarse y mirar hacia lo que está por venir. 

»» Los tropezones no son una excusa para detenerse en el camino, sino más bien posibilidades valiosas de aprendizaje.

¿SABÍAS QUÉ...
Tener un espíritu libre no implica que en el camino haya que olvidarse de las obligaciones ni que haya que abandonar a la familia y los amigos?