NOTICIAS

“Me quitaron la mitad de mi alma; exijo justicia”

El padre de la mujer de 30 años que murió luego de una liposucción, pidió a la autoridad castigo para el responsable.



“Me quitaron la mitad de mi alma; exijo justicia”

(Especial)

La joven murió desangrada, tras practicársele la liposucción por un médico que no es especialista.

19/06/2017 14:38 / Centro, Tabasco

"Me quitaron la mitad de mi alma, su muerte fue ingrata e injusta", aseguró Daniel Garfias, padre de Daniela "N", quien falleció luego de practicarse una liposucción en una clínica particular.

Entrevistado por Tabasco HOY en su domicilio de la ranchería Río Viejo, el papá de la ahora occisa, con palabra pausada sostiene: "La voy a extrañar toda la vida, porque con su alegría nos contagiaba en esas fechas tan importantes, Día del Padre y de la Madre", recuerda.

"Mi hija era buena persona, muy humana y trabajadora, para mí era la mejor del mundo, porque cuando teníamos problemas ella siempre buscaba una solución".



Su lema era: "En equipo se hace mejor, y cada uno aporta un poquito y se resuelve el problema..., y de repente nos traía una solución a las cosas", recuerda.

El hombre contó una anécdota ocurrida el pasado sábado por la mañana: "Estaba limpiando mi carrito, cuando de pronto escuché la voz de mi hija que clarito me dijo: 'papi'; me quedé estático, con un nudo en la garganta, dolor en mi corazón, y se me empezaron a escurrir las lágrimas", agregó que con ella tenía una comunicación muy estrecha, aunque ya vivía en otro domicilio de la colonia Miguel Hidalgo.

Daniela "N" estudió Licenciatura en Mercadotecnia, y luego trabajó en varias empresas, al final decidió unirse con otra amiga, y estaban iniciando un negocio de artículos de limpieza cuando pasó la desgracia.

Recordó que el día de los hechos, un martes entre las 8 y 8:30 horas de la noche, una amiga le avisó que estaba enferma Daniela, al acudir a verla ya no pudieron salvarle la vida, pues tenía su boca abierta y su lengua blanca, sus manos y sus labios igual. Ya no tenía vida.

"Al revisarla, vi que tenía moretones y huecos debajo de sus senos y tres en el abdomen, con unas gasas empapadas de sangre, y al quitárselas tenía olor fétido.

El afligido padre le pidió al Fiscal del Estado, Fernando Valenzuela Pernas, que se haga justicia y se castigue al doctor responsable, porque la autopsia de ley reveló que la causa de su muerte es compatible con la cirugía que se le practicó.

Mientras que el doctor Romeo "N", quien le hizo la liposucción, está bajo investigación porque trascendió que no tiene la especialidad para poder realizar este tipo de cirugías a sus pacientes.