UNIS y +

Tipos de maestros

Los profesores juegan un rol fundamental en la formación de los alumnos, pero no todos son iguales.



Tipos de maestros

(Tabasco HOY)

El rol del docente es de vital importancia

04/03/2017 10:23 / Centro, Tabasco

Al ingresar a la universidad, los estudiantes creen que se han liberado de los típicos profesores de preparatoria, quienes han marcado muchas vidas de manera positiva y también han dejado algunos recuerdos y sensaciones que más vale olvidar. Pero en nivel terciario hay otros docentes típicos que se pueden encontrar y más vale estar preparado para saberlos llevar, comprender sus exigencias y generar una buena relación, de manera de sacar el máximo beneficio del proceso de aprendizaje.

1 - El aburrido

Algunos profesores saben cómo motivar a sus alumnos y mantenerlos atentos toda la clase. Pero esos no son precisamente los que se incluyen en este punto. Los profesores aburridos pueden hacer del tema más maravilloso un preludio de la siesta. Su voz es pausada, su tono es bajo, no utiliza recursos para variar la dinámica del aula y tampoco parece estar muy feliz con su trabajo.



2 - Los que no pueden salirse del programa

Estos profesores tienen sus textos marcados dentro del programa de estudio y nada con venir con conceptos obtenidos por otra fuente. Los textos que les marca el programa son palabra santa, y ellos no están dispuestos a incluir otras versiones, ni puntos de vista.

3 - El simpático



Este es el profesor que entra saludando a todos y preguntando cómo estuvo el fin de semana. La simpatía y empatía son dos características muy positivas; y hay quienes se ganan a sus alumnos fomentando la buena energía, dentro de los límites aceptables entre profesor y alumno. Cuando el docente sabe ser simpático, pero a la vez marcar los límites, se hace querer por todos los alumnos y logra que estos se motiven mucho más a la hora de aprender. Al final del curso, incluso es probable que terminen siendo amigos en Facebook.


4 - El rígido

Este profesor es todo lo opuesto al anterior. Con él estudias o no apruebas nunca más la materia. Aquellos que estudian a medias y van a dar un examen para medir sus posibildiades, no tienen ni la más mínima chance de exonerar la asignatura.  No se destaca por la simpatía y el buen trato con los estudiantes, este profesor solo se destaca por su exigencia y frialdad.



5 - El del siglo pasado

Es ese docente que no entiende ni quiere entender nada sobre Internet, el correo electrónico y las diversas tecnologías de la información. Sus concimientos sobre tecnología son mínimos o nulos, por lo que te exigirá leer sí o sí desde libros, sin aceptar ningun otro tipo de conocimiento como válido.

6 - El fan de la tecnología

Tener a un docente de este tipo es como tener a Steve Jobs dándote clases. Saben mucho sobre tecnología y las nuevas tendencias en educación, por lo que son una exquisita fuente de tips sobre los últimos recursos educativos. En sus clases habrá videos, podcasts educativos, recomendaciones sobre Moocs, y todas las novedades y tendencias educativas del momento.

7 - El profesor enciclopedia



El profesor enciclopedia tendrá todas las respuestas sobre el tema que se te ocurra preguntarle. Es de esas personas humildes que ha leído mucho y saber sobre diversos temas, aunque no estén dentro de su asignatura.

8 - El que no tiene ganas de trabajar

Lamentablemente, también existen esos profesores que prefieren hacer cualquier cosa menos dar los temas que están pautados en el programa de estudios. Cuando está en clase, seguramente se pase dando los temas de manera sistemática o incluso contando anécdotas sobre su vida personal.



9 - El que hace que te enamores de la materia

No importa que materia imparta y si es o no de tu agrado, los profesores que saben cómo motivar a sus alumnos harán que te intereses en su asignatura y que quieras estudiar siempre para sus clases. Además, implementan nuevas tendencias en el aula, ofrecen feedback constante, comparten sus conocimientos sobre el campo laboral sin egoísmo, y estarán dispuestos a explicarte algo las veces que sea necesario.