VIVIR BIEN

Fallece el creador de 'La locura divina'

El escultor Rafael León Rueda de León, fue quien hizo los tuneles con esculturas de arcilla en avenida Méndez.



Fallece el creador de 'La locura divina'

(Agencia)

El artista murió la noche del sábado, a los 81 años, tras padecer cáncer de garganta.

20/04/2016 15:23 / Ciudad de México

Rafael León Rueda de León, quien creó la obra La locura divina en túneles de arcilla de mil 300 metros cuadrados de extensión, murió la noche del sábado, a los 81 años, tras padecer cáncer de garganta.

Rafael León León, uno de los cuatro hijos que le sobreviven, relató que fue hace 18 años cuando su padre decidió excavar en el terreno donde vivía para crear La locura divina, que cuenta con más de una docena de esculturas alusivas a las culturas prehispánicas.

"Luego de visitas e investigar, nos comentó que haría una fusión de estas culturas prehispánicas maya e inca con la azteca y olmeca en un museo subterráneo, y es así que decide realizar algunas réplicas, como el calendario azteca, labradas en la arcilla del subsuelo.

"Después de excavar a más de dos metros de profundidad, a partir de una fotografía, rayaba las paredes y poco a poco empezaba a darles forma, al sacar el relieve", recordó.

Rueda de León decidió los motivos para plasmar en arcilla luego de recorrer las zonas arqueológicas mayas de Centroamérica, desde los años 60, cuando -según presumía- le tocó trabajar con El Che Guevara, dándole servicio de fletes aéreos de mercancías de México a Cuba y de este país a Bolivia.

"No dibujo. Estoy en la obra y percibo mensajes de lo que voy a hacer, lo tengo en mi mente. En mi trabajo escultórico manejo peso, gravedad y corte. Por eso no se cae", comentó a REFORMA hace 10 años (23/04/2006).

Su hijo comentó que el espacio escultórico heredado, localizado sobre la Avenida Gregorio Méndez junto a la sede de la Secretaría de Educación del Estado, fue reconocido por escultores europeos, quienes incluso ayudaron durante meses en el tallado de la arcilla.

"Cuando lo visitaban expertos europeos en arte, primero reaccionaban bastante asombrados al salir del túnel, y luego le decían que el espacio que había labrado sí es una locura divina, y muchos le pidieron que les permitiera trabajar con él", afirmó.

Al caer la tarde del domingo, luego de haber sido velado por familiares y amigos en el terreno de La locura divina, el cuerpo del escultor fue trasladado al poblado de Playas del Rosario, donde fue inhumado en el panteón de la comunidad.

Las esculturas, según acordaron los familiares, continuarán abiertas al público, con el propósito de conservarlas.