NOTICIAS

El adiós de Salvador Neme Castillo

El gobernador del Estado estallaba la ‘bomba’, dejaba su cargo para irse la Comisión de Fomento Pecuario.



11/11/2012 05:05 / Centro, Tabasco

 

El martes 28 de enero de 1992, 15 minutos antes de las 10 de la mañana, Salvador Neme Castillo le dijo a sus más allegados, en Palacio de Gobierno, que había dejado la gubernatura de Tabasco.
 
La noticia les cayó como bomba. Fueron eternos los 20 minutos que transcurrieron en la sala interior de la gubernatura, pero ninguno de los periodistas, trabajadores y curiosos que estaban afuera se movieron por un instante. El rumor era la caída de Neme. Adentro algunos plantearon que se creara una resistencia, pero con la voz entrecortada el depuesto mandatario les dijo que su decisión no tenía retorno.
 
Ese mismo día, por la tarde, Neme tomó posesión de la Comisión Nacional de Fomento Pecuario, cargo al que era enviado por el Presidente Carlos Salinas para salir del paso, casi al mismo tiempo que el senador Manuel Gurría Ordóñez protestaba en Tabasco el cargo de gobernador.
 
Un gobierno terminaba y una época de mayor inestabilidad política iniciaba.
 
"Se fue", tituló el Tabasco Hoy su edición 1474 del día siguiente, anunciando la llegada de Gurría como gobernador sustituto. En esa portada, una foto de Neme y otra de Gurría acompañan la imagen del documento de solicitud de licencia. En la edición, se incluyó un suplemento gráfico-informativo de 16 páginas del cambio de gobernador, la historia familiar de los Neme Sastré y los demás protagonistas del desenlace.
 
Aquel momento histórico fue narrado a detalle por los periodistas de Tabasco Hoy, los cuales cuentan en sus notas las caras largas y el traslado de cajas. "Nos dio instrucciones como todos los días", le dijo un devastado Carlos Elías Dagdug a la prensa. En la Secretaría de Gobierno, empleados con carpetas se presentaban a entregar las renuncias de casi todo el gabinete, mientras en la Secretaría particular eran empaquetadas las pertenencias de Neme.
 
El largo camino para la caída de Neme había sido empedrado por las protestas del PRD y Andrés Manuel López Obrador –que acabaron en un éxodo a la capital del país--, las manifestaciones de barrenderos, las diferencias entre Neme y el dirigente nacional del PRI, Luis Donaldo Colosio, así como las presiones de los grupos priístas nacionales que veían con descontento su forma de gobernar, entre ellos un Roberto Madrazo que le dijo a los periodistas cuando le preguntaron de su mala relación con el depuesto mandatario: "pregúntenle a él".
 
En las páginas de Tabasco Hoy también se narra cómo Manuel Gurría tuvo que tomar protesta fuera de la tribuna legislativa, que estaba tomada por los diputados del Partido de la Revolución Democrática.
 
Entre todo y casi por todo habían tumbado a Neme.